¿Sientes que todos avanzan menos tú?

Pocas cosas me pueden parecer tan melancólicas y frustrantes que sentir que no se avanza en la vida. Que se está estancado, paralizado y que, aunque a veces hasta se niegue ya el deseo, hay una voz que no cesa de pedirnos que ya salgamos de ese estado. Sin embargo a cada instante podemos tomar la oportunidad de actuar distinto si tan sólo empezamos, aunque sea de a poco, a desarrollar confianza en nosotros mismos. No se necesita mucho más.


¿En qué aspectos de la vida nos podemos sentir estancados o atascados?

En cualquiera; por ejemplo en lo económico, estado físico, relaciones sociales, romance, inteligencia, profesión, familia... Cualquier área en donde queramos o sintamos la necesidad de tener un avance sin lograrlo.


¿Pero cómo es eso de la sensación de no avanzar?

Hay una sensación de estancamiento o parálisis, pero resulta evidente que esto lo medimos de acuerdo a parámetros que, muy frecuentemente, vienen como resultado de una evaluación entre dos elementos: dónde estás y dónde se supone que deberías o quieres estar en el momento presente o en un momento determinado de tu vida.