top of page

¿El miedo a que te dejen te obliga a quedarte? El miedo al abandono en las relaciones.

¿Has sentido alguna vez un nudo en el estómago al imaginar que la persona que más amas te pueda dejar? ¿Y qué pasa si esa relación ya ha terminado pero sigues anclado en el pasado, en la idea de un retorno imposible? Vamos juntos hoy a adentrarnos en el complejo mundo del miedo al abandono y cómo este nos mantiene apegados a las relaciones pasadas o presentes, pero disfuncionales.


¿Por qué alguien se queda donde ya no hay nada bueno?

Por el miedo al abandono, que es un temor profundamente arraigado que todos conocemos en alguna medida. Es un sentimiento innato y universal, pero en ciertos casos, este miedo puede crecer y convertirse en un monstruo que consume nuestras decisiones y relaciones.

Este miedo nos puede llevar a permanecer en relaciones que no nos aportan nada, a tolerar comportamientos tóxicos y a desgastarnos física y emocionalmente en la búsqueda de una seguridad que parece escurrirse como agua entre los dedos. Pero, ¿qué sucede cuando ese miedo se convierte en la cadena que nos ata a una relación pasada? ¿Cuándo nos mantiene anclados a la idea de un amor que ya no existe? Nos encontramos atrapados en una especie de limbo emocional, con un pie en el pasado y el otro incapaz de dar un paso hacia el futuro.


¿Pero qué es el miedo al abandono?

El miedo al abandono es un temor intenso y constante a perder a las personas que amamos. Es el miedo a quedarse solo, a la desolación que supone la ausencia de una figura importante.


Y en el contexto de una relación de pareja que ha terminado, este miedo puede manifestarse como una resistencia a soltar, a dejar ir y a aceptar que esa persona ya no forma parte de nuestra vida en el presente.


¿Cómo sé si estoy en una relación así?

Es vital distinguir entre el amor genuino y la ansiedad provocada por el miedo al abandono porque ambos tienen un poco de obsesión, así que aquí te presento algunas señales que pueden indicar que estás en una relación más por el miedo a la soledad o al abandono que por el amor en sí mismo:

  • Toleras comportamientos inaceptables: Si constantemente te encuentras excusando o pasando por alto el mal comportamiento de tu pareja, podría ser una señal de que tu miedo al abandono está tomando el control.

  • Te sientes ansioso cuando estás solo: Si no puedes soportar la idea de estar solo y constantemente buscas la compañía de tu pareja, esto podría indicar que estás en la relación para evitar la soledad.

  • Idealizas a tu pareja: Idealizar a tu pareja y atribuirle cualidades o características que no tiene, es una muy buena manera de justificar tu permanencia en cualquier situación o relación. Después de todo, ¿cómo dejar algo que se mira como “perfecto”?

  • Estás constantemente preocupado por la posibilidad de una ruptura: Si vives con un miedo constante a que tu pareja te deje y te encuentras siempre buscando señales de que eso sucederá, esa es otra señal muy importante. En este caso vives como en angustia.

  • Tienes una necesidad extrema de aprobación: Sentir que necesitas la aprobación constante de tu pareja para sentirte seguro en tu relación es otro indicador de esto, porque si tu pareja “te da el visto bueno”, quizá no quiera dejarte.

  • Tu vida gira en torno a tu pareja: Si has perdido el interés en tus propios pasatiempos, intereses y amistades y todo tu mundo gira en torno a tu pareja y sus necesidades y deseos, quizá eso te haga parecer una persona generosa y desinteresada, pero de ser así no te anularías para que tu pareja pueda tener lo que quiera y no se vaya. En este caso el otro ya se volvió más importante para ti que tú mismo.


¿Y por qué pasa esto?

Hay varias razones por las que alguien puede desarrollar un miedo extremo al abandono. Puede ser que la persona haya experimentado una pérdida o un rechazo temprano en la vida, lo que crea un patrón de temor al abandono en relaciones posteriores. ¿Si pasó una vez de alguna manera (conmigo o con alguien más), ¿qué garantiza que no volverá a ocurrir? También puede ser el resultado de una ruptura particularmente dolorosa que crea en ti una forma de trauma.

Además, la ansiedad juega un papel crucial aquí. A veces, el ansioso deseo de estar en una relación nubla nuestro juicio y distorsiona nuestra percepción de la realidad. Por ejemplo, una persona podría interpretar el más mínimo cambio en el comportamiento de su pareja como una señal de que está a punto de abandonarla, creando un estado constante de tensión y preocupación. O, en el caso de una ruptura, podría estar buscando señales de que su ex pareja aún la ama, incluso cuando todas las evidencias apuntan a que la relación ha terminado. Todo esto se da mientras la ansiedad, en su afán de satisfacerse, nos obliga a permanecer en un estado de espera constante, de falsa esperanza.


¿Qué tan destructivo puede ser?

El miedo al abandono puede tener un impacto significativo en nuestras vidas y relaciones. Por un lado, puede llevarnos a aferrarnos a relaciones dañinas o insatisfactorias por temor a quedarnos solos. Podemos terminar tolerando comportamientos y situaciones que sabemos que son perjudiciales para nosotros, simplemente porque el miedo a perder a esa persona nos paraliza.

Por otro lado, este miedo también puede hacer que evitemos nuevas relaciones por temor a ser abandonados de nuevo. En lugar de abrirnos a nuevas experiencias y personas, podemos cerrarnos por completo, privándonos de la oportunidad de encontrar el amor y la felicidad en otro lugar.


En una combinación de ambos factores diríamos que no suelto lo que tengo, por malo que sea, por el miedo y la desconfianza que me da iniciar una nueva relación (por el miedo a lo mala que pueda ser).

Además, el miedo al abandono puede causar estrés emocional, ansiedad y depresión. Podemos pasar noches sin dormir preocupándonos por el futuro, e incluso podemos desarrollar síntomas físicos como dolores de cabeza o problemas estomacales debido al estrés constante.


¿Qué podemos hacer?

Superar el miedo al abandono no es fácil, pero es posible. Aquí te dejo algunas recomendaciones:

  1. Reconocer tus miedos: Como mencioné antes, el primer paso para manejar el miedo al abandono es reconocerlo. Este no es un proceso fácil, pero es esencial.

  2. Rompe el ciclo de la negación: Si te das cuenta de que estás negando la realidad y que estás aferrándote a una relación que ya ha terminado, es importante que te des cuenta de este comportamiento y que trates de romper el ciclo. Esto podría implicar buscar ayuda profesional, hablar con amigos y familiares sobre tus sentimientos, o incluso escribir sobre tus experiencias."

  3. Aprende a estar solo: A veces, estar solo puede ser beneficioso. Te da la oportunidad de concentrarte en ti mismo, en tus necesidades y deseos. Aprender a estar solo puede ser una experiencia liberadora que te ayudará a superar tu miedo al abandono.

  4. Trabaja en tu propio cierre emocional y aprende a manejar tu ansiedad: Muchas veces, cuando una relación termina de manera abrupta o en circunstancias difíciles, no obtenemos ese sentido de cierre que tanto anhelamos. Puede ser que quedaron palabras sin decir, disculpas que nunca se pronunciaron, reclamos que no fueron escuchados o tal vez simplemente te quedaste con una sensación de desconcierto, sin entender realmente qué fue lo que salió mal. Si este es tu caso, puede ser increíblemente útil trabajar en tu propio cierre emocional. ¿Qué es un cierre emocional? Aceptar que la relación ha terminado, permitirte sentir las emociones asociadas con esa pérdida, y finalmente, llegar a un lugar de aceptación y paz. El cierre emocional también puede incluir la comprensión de que es posible que nunca obtengas todas las respuestas que buscas de tu ex pareja, y que eso está bien. Este es un proceso desafiante y a menudo doloroso, pero es crucial para poder avanzar. Hay muchas estrategias y técnicas que puedes utilizar para ayudarte a lograr esto. Sin embargo, estos son temas que se profundizan mucho más en mis talleres de 'Relaciones Rotas' y “Libera tu mente” que ofrecen un espacio seguro para explorar estos sentimientos, trabajar a través de ellos y comenzar a sanar. La ansiedad puede ser abrumadora si no se maneja adecuadamente.

  5. Encuentra apoyo: Aunque es crucial aprender a enfrentar tus miedos por ti mismo, también es importante tener una red de apoyo. Habla con amigos o familiares de confianza sobre lo que estás experimentando. A veces, simplemente compartir tus miedos y preocupaciones con alguien más puede ayudarte a sentirte menos solo y más comprendido. Además, cuando hablas acerca del fin de tu relación con otros, ter permite romper la barrera de la negación en la que a veces te has estancado.


En conclusión:

Recuerda, lo que una persona deja es la relación, no te deja a ti, porque tú no eres un objeto ni propiedad de nadie.


Una persona puede decidir irse de una relación por la razón que sea, y tú no puedes quedarte esperando eternamente su retorno. Es probable que sientas un vacío, pero eso no significa que debas llenarlo con la misma persona que te ha hecho daño o quien sea que haga su papel. Tu vida y tu felicidad dependen de ti, no de los demás.

El miedo al abandono es real, pero no tiene por qué controlar tu vida. Enfrentarlo puede ser un desafío, pero es uno que vale la pena asumir. Al final del día, lo más importante es que te sientas seguro, amado y valorado por ti mismo. Porque si no te amas y valoras a ti mismo, ¿cómo puedes esperar que alguien más lo haga por ti?


Por tiempo muy limitado tenemos un 25% de descuento en mis talleres de "Relaciones rotas" (8 de julio) y "Libera tu mente", un taller para el manejo del estrés y la ansiedad (15 de julio). Promoción vigente al 30 de Junio de 2023. Toda la información en los enlaces y en www.encuentrohumano.com



3013 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Commentaires


bottom of page