© Derechos reservados Mario Guerra ® es una Marca Registrada de Mario Guerra Rojano 2011-2012

20 de agosto de 2013

Radio - El estigma de la "quedada" - Mario Guerra con Martha Debayle en W radio

¿Qué es eso del Estigma de la quedada?

  • “Quedada” o “Solterona” es un término despectivo, un estereotipo, que suele asignarse a mujeres (generalmente desde la segunda mitad de su década de los 30’s) que no tienen una relación comprometida, que no se han casado o que, habiéndose divorciado, no rehicieron su vida de pareja.
  • La palabra “Estigma” se define inicialmente como una marca en el cuerpo que solía hacerse a los criminales como castigo, por ejemplo.  Se considera una marca negativa que distingue a una persona.
  • Por lo tanto, “el estigma de la quedada” sería el síndrome de juicio, crítica y hasta exclusión social que sufren algunas mujeres por no vivir o tener una pareja estable pasada cierta edad.

¿Por qué ocurre?

  • De lo que hablamos hoy, se trata de un estigma social; es decir, la sociedad marca las reglas de lo “adecuado” o “normal” y aquellos que las rompan serán marcados o estigmatizados socialmente.
  • Desde el siglo XVIII se empieza a generar una idealización por el matrimonio como una meta especialmente necesaria para la mujer y su realización personal.
  • El matrimonio, y adquirir el apellido de un hombre, se volvió la única forma de ser respetable como mujer, por lo que en aquella época las mujeres se concentraban en cuando, cómo y con quién casarse.  Esto perduró hasta ya bien entrado el siglo XX.

¿Qué diferencia con el hombre?

  • Qué imágenes y escenarios vienen a su mente con las siguientes frases:
    • Hombre soltero de 20 - Mujer soltera de 20
    • Hombre soltero de 30 - Mujer soltera de 30
    • Hombre soltero de 40 - Mujer soltera de 40
  • La mujer es más estigmatizada que el hombre soltero que se le considera siempre con oportunidades de encontrar a una mujer con la cual vivir o estar.
  • Aún en las investigaciones, el hombre soltero como fenómeno ha quedado más excluído.

¿Cómo se manifiesta?

SOCIAL Y CULTURALMENTE
  • Rechazo y exclusión
    • A las fiestas hay que llevar pareja
      • Cuando eres niña te mandan invitaciones a eventos a nombre de “Tu papá y familia”.
      • Cuando tienes 30 y no tienes pareja la gente suele cuestionarse a nombre de quién enviar la invitación o si darte uno o dos boletos para la fiesta.
  • Comentarios despectivos
    • Esta viene a la fiesta sola a ver que agarra.
    • Yo creo que esta ya se quedó a vestir santos.
    • ¿Y tú para cuándo te casas?
    • Oye, nunca te hemos conocido a un novio verdad?
    • Ya sabemos lo que le gusta a ESA, por eso ni pareja tiene.
    • A mi se me hace que es lesbiana.
    • Hermana saltada, hermana quedada.
    • Por qué no tienes novio si estás tan bonita (¿asumes entonces que tiene un genio infernal o que es una estúpida?
  • Lástima social
    • ¿Cuándo te casas?
      • Implicando con esto que debe ser inevitable y obligatorio hacerlo.
    • Ay mirala, vino sola la pobre...
    • Pobrecita, yo creo que esta ya no se casa...
    • Mira a esa comiendo sola, yo creo que la dejaron plantada...
    • No digas que ya te quedaste sola amiga, todavía estás joven y puedes encontar pareja (¿implícitamente sugiriendo que entonces luego ya de cierta edad no se puede?)
    • Te voy a presentar a un galán que anda en las mismas que tú...
  • Presiones sociales y familiares
    • Ya casate!  
    • Te vas a quedar sola.
    • Ya sienta cabeza!
    • Ya para cuando te cases vas a tener nietos en vez de hijos!
    • Ya se te está yendo el tren “mijita”
  • Representaciones en filmes
    • Antes era la nana soltera, obesa, abnegada y triste.
    • Luego, la mujer fatal, fácil o maligna y seductora.
    • Mujeres con hijos “bastardos”
    • Mujer torpe, fracasada e infeliz (hasta que tiene pareja)
      • Bridget Jones
  • Categorizaciones
    • O estás en una relación o estás “disponible”.
    • O tienes pareja o eres “Forever alone”

PERSONALES

  • Sentimientos de minusvalía.
  • Baja autoestima.
  • Ansiedad.
  • Sensación de fracaso y soledad.
  • Auto aislamiento social al evitar reuniones donde se les puede criticar o donde mayoritariamente van personas en pareja.
  • Fragmentación de relaciones familiares o fricciones hacia aquellos que ejercen mayor presión para tener pareja.
  • Adecuación a la baja de estándares de relación.
    • Con tal de tener pareja se van relacionando con personas que al final no son compatibles o respetuosas.
  • Adopción sin cuestionamientos de los estereotipos y expectativas sociales y familiares.
    • Donde la mujer se compra la necesidad de una pareja por temor a quedarse sola, por las equivalencias que la soledad tienen en la actualidad.

¿Qué está sucediendo con las mujeres hoy en día?

  • Se dice que la mujer hoy entra en una ansiedad antes no conocida por ella, que es entre desarrollar una carrera o dedicarse a una familia desde el punto de vista más tradicionalista. Es un cambio de identidades.
  • Existe un desfasamiento cultural hacia las personas solteras entre el cambio Macro-social que fomenta la soltería como una opción deseable de realización personal y los persistentes estereotipos Micro-sociales que sostienen al matrimonio como un ideal de la persona.  Vivimos hoy en tiempos contradictorios en este sentido.
  • Hoy las mujeres tienen más oportunidad de decidir, quizá no todas, si permanecen solteras o si se casan, si viven solas o en pareja, si terminan o se quedan en una relación con conflictos interminables por no ser la relación que estaban buscando.
  • Hoy hay mujeres que tienen menos hijos, o que ya no los tienen; mujeres que tienen una expectativa de vida más alta y por lo tanto más años de vida productiva.
  • Internamente, existe un conflicto entre la libertad y la necesidad de pertenencia.

Un cambio social

  • Hoy las relaciones suelen durar menos tiempo adoptando, cuando mejor funcionan, un modelo de monogamia secuencial.
  • Una sociedad más abierta y multicultural significa una mayor diversidad de modelos familiares donde el conjunto “padre, madre, dos hijos y una mascota” se han reemplazado por toda clase de combinaciones posibles.
  • Los modelos más conservadores dramatizan esto como “el triunfo de la individualización y la destrucción de la familia y la comunidad”, como si se tratara del fin de los tiempos.

Para romper el estigma

  • Adoptar un papel femenino de poder para negociar relaciones que cumplan con sus necesidades y no con el estándar social o familiar.
  • Cuestionar la validez de los ideales culturales con relación a la mujer, la familia y las relaciones.
  • No tener que elegir, de manera mutuamente excluyente, entre tener familia y ser profesional o laboralmente exitosas.  
  • Tampoco tener que quedarse sola si, en una época de la vida, se decide no tener pareja.  Una mujer tiene el derecho a decidir estar sola y tener pareja cuando lo desee lo crea posible o conveniente.
    • Así que tampoco vendas (ni te vendas) la idea de “no me importa estar sola para siempre” o “he decidido no tener pareja nunca”.  Una cualidad humana es el libre albedrío y poder cambiar de opinión en el tiempo.
  • Se trata de romper el vínculo entre la palabra mujer y las palabras “víctima” u “objeto de deseo sexual” para devolverle un rol más firme, de respeto y de poder.  Usar palabras como feminicidio, crear espacios de victimización femenina donde el gobierno se encarga de proteger a la mujer, en vez de empoderarla desde el orígen, desde la niñez a no permitir, ni permitirse, ser objeto sino sujeto pensante y que decide su destino.
  • No se trata del odio a la pareja, rechazo al hombre o volverse feminista, sino de elegir desde una postura de más libertad, menos presión social y menos temor, si eres o no soltera y en qué momento, si lo deseas, dejar de serlo.  Quizá la parte más importante es si eres soltera voluntaria o involuntaria, pero pregúntate, si este último es tu caso, si lo que estás esperando es ser “elegida” por una pareja como forma de afirmar que tienes un valor como persona.

“Cuando el deseo por algo bueno se convierte en una necesidad ansiosa, sería bueno preguntarnos qué en realidad es lo que estamos deseando”


Referencias:
  • Reynolds, Jill.- The single Woman.  Routledge Collection (Taylor & Francis), 2008
  • Elizabeth A. Sharp and Lawrence Ganong.-  "I'm a Loser, I'm Not Married, Let's Just All Look at Me": Ever-Single Women's Perceptions of Their Social Environment.  Journal of Family Issues, first published on January 20, 2011
  • Mustard, Deborah.- Spinster: An Evolving Stereotype Revealed Through Film.  Volume 4, Winter 2000, Journal of Media Psychology.
  • Horn, Dashielle.- An Early Loss of Bloom: Spinsters, Old Maids, and the Marriage Market in Persuasion". Tésis.  Lehigh University, 2012.



    AQUÍ EL PODCAST DEL PROGRAMA

30 de julio de 2013

Radio - ¿Qué has llegado a hacer por no sentirte en soledad? - Mario Guerra con Martha Debayle en W

El mito de Orfeo
Orfeo perdió a su amada por el miedo a la soledad.  Cuando su amada Eurídice fue enviada al inframundo, Orfeo no pudo soportarlo y los Dioses le dijeron que podría entrar a rescatarla, pero a condición que no volteara a mirarla sino hasta que hubieran salido por completo a la superficie.  Preocupado porque ella no lo siguiera, y la perdiera, Orfeo poco antes de alcanzar la meta volteo a mirarla y la perdió para siempre.  Se hizo realidad su peor pesadilla haciendo lo que su sentido común le dictó que hiciera.  No confió en él como guía, ni en ella para seguirlo. 

     No es lo mismo estar solo que sentirse solitario o en soledad.
    Se dice que la soledad puede ser nuestra mejor consejera o nuestra peor enemiga, la realidad es que no es un personaje y no existe la soledad como tal.  Entonces, estar solo en realidad es estar contigo mismo, ¿qué hay de malo en ello?, ¿qué temes que suceda?

El origen del miedo a la soledad:

La infancia
   En la infancia tenemos la necesidad de ser cuidados por otros para sobrevivir, pues somos incapaces de hacerlo por cuenta propia.
     Para ser cuidados debemos ser amados y ser valiosos para los otros.
     La manera que tenemos de manifestar nuestras necesidades es el llanto
     La manera de saber que somos queridos, amados y valiosos es con la presencia y la satisfacción de necesidades.
     Regularmente los padres son capaces de hacer esto.
    Padres narcisistas, fríos, demandantes o que traicionan tu confianza son incapaces de proveer seguridad en el infante.
     Si no se obtiene la atención, se deduce que no somos queridos ni valiosos. La soledad se vuelve una amenaza para la supervivencia.
     No se evalúa al adulto que ha fallado, sino se genera un juicio sobre la capacidad propia de despertar amor y atenciones en los demás.
     Se forman individuos con estilo de apego ansioso
   Carecen totalmente de fe en que las relaciones emocionales van a durar.
     En la edad adulta tratan desesperadamente de acallar el pánico primario en su mente, haciendo cualquier cosa que sea necesaria con tal de sentir que mantienen una conexión emocional, pero esta debe ser primariamente a través de la presencia física o el contacto directo.

El entorno
     Social y culturalmente en occidente se nos ha inculcado la idea de que tenemos que estar siempre con alguien, de no estar solos.
     Se nos incentiva a tener muchos amigos, ser sociales, conectarnos con la comunidad y hoy es visto como bicho raro quien no está en las redes sociales.

La familia
    Tenemos antecedentes sociales y culturales de familias que se definen como unidas y solidarias.  No obstante, esto a veces raya en la indiferenciación familiar y la codependencia entre sus miembros.
     Códigos de lealtad no escritos.
    Padres chantajistas emocionales o que a su vez temen la soledad.
     Otorgan “facilidades” a los hijos para que se queden en, o muy cerca del hogar parental.
     Temor a ser un mal hijo, padre, hermano si me voy.
     Practicidad del momento.
     Te casas, pero como no tienes en que caerte muerto, te quedas en un “cuartito” con tus papás.

El balance ideal
    Es verdad que somos seres sociales y que necesitamos convivir, pero de igual manera necesitamos tiempo para estar con nosotros mismos.
     Florence Falk, psicoterapeuta, dice que negar la parte individual o la parte social, es como ir caminando por la vida con un solo pie.  Necesitamos ambos componentes para poder avanzar con mayor eficacia y satisfacción.

Para qué me sirve la soledad
    Básicamente te ofrece espacios y momentos para:
    Reflexionar
    Tomar decisiones
    Planear
    Crear
    Conocerte
    Pensar
    ¿Pero, qué tipo de pensamientos?

El problema no es la soledad, sino los pensamientos que dejas que la acompañen.

     Suelen ser pensamientos distorsionados, temores irracionales que se viven como lógicos, probables e inevitables. 
    Básicamente de no confiar en uno mismo para salir adelante.
    Son temores inconscientes que provienen de memorias emocionales, no de recuerdos racionales o racionalizados.

     Fantasías de abandono
     Los que me aman siempre están a punto de irse.
     Yo siempre estoy en riesgo de ser abandonada.
     Si no hago algo para los demás, me dejarán.
     Fantasías de insuficiencia
     No soy alguien que vale.
     Nadie me va a querer.
     Si nadie me quiere estaré sola.
     Si estoy sola no voy a poder salir adelante.
     Si eso me pasa, estoy en grave peligro.
     Fantasías de imposibilidad
     No voy a encontrar a nadie.
     Me quedaré sola para siempre.
     No podré salir adelante.
     Fantasías de juicio y exclusión
     Qué van a decir
     Me van a rechazar
     Nadie querrá estar conmigo
     “Acabaré viviendo en aislamiento total, en un cuarto vacío, sin volver a hablar con nadie; nunca seré feliz y moriré en soledad e incluso quizá nunca encuentren mi cuerpo”.

Mitos de la soledad
     Es triste
     Es como orfandad
     Es aislamiento social
     Es para los rechazados
     Es egoísmo o narcisismo.
     Es para los inadaptados.
     El placer sólo puede existir si es compartido.

Los tres factores de sentirse solitario
(Cicciopo and Patrick 2008)
1.    La vulnerabilidad a la desconexión social.
     Se ha demostrado que existen personas que genéticamente tienen una predisposición a la inclusión social y necesidad de conexión constante.

2.    Autorregulación de las emociones cuando estamos solos.
     No se trata de la represión emocional, sino de reencuadrar lo que se siente.
     Si dejamos que el sentimiento de soledad se apodere de nosotros, con el paso del tiempo se va volviendo algo crónico.
     Se empieza a generar la creencia que la gente nos rechaza cuando no es así.
     Se requiere manejar y limitar la manera en que ese sentimiento se presenta en cada uno y no quedar indefenso ante él.
     Sentirse solitario en ocasiones o por temporadas es común para el 80% de la población mundial.

3.    Representaciones mentales y expectativas sobre otros.
     Se crea una distorsión de que se está haciendo todo lo posible por conectar con los demás, pero que, se haga lo que se haga, estos no responder favorablemente.
     Esto resulta altamente frustrante y afecta la manera en que nos relacionamos con los demás, como un círculo vicioso.
     El sentimiento de soledad se traduce en enojo y resentimiento, con los pensamientos y creencias que esto implica.
     Los pensamientos que surgen son de vergüenza, ansiedad, hostilidad, pesimismo, miedo a ser evaluado negativamente y depresión.
     Se convierte en la profecía autocumplida. ¿quién quiere estar con una persona así?

¿Qué has llegado a hacer para no sentirte en soledad?
     Te mantienes hiper ocupado.
     Trabajo, relaciones, TV e internet, chats, redes sociales, centros comerciales
     Consumes sustancias para adormecer tus pensamientos.
     Te enfrascas en relaciones superficiales
     Insatisfactorias
     Compulsivas
     De baja calidad
     Repetitivas o simultáneas
     Haces cosas que no quieres hacer
     Ir a lugares que no quieres; actividades que no disfrutas
     Estas con personas que no te respetan
     Te relacionas con narcisistas, pues se parecen a tus modelos de relación primarios.
     Permites cosas que no deberías
     Permitir transgresiones a tus límites y fronteras.
     Dejar que te denigren o lesionen tu autoestima
     Pasas largas esperas para que al final te planten
     Haces sacrificios
     Prestas dinero que nunca te pagarán.
     Invitas a cenas en donde pagas la cuenta.
     Abandonas tus proyectos, intereses o actividades.
     Descuidas tu salud
     ¿Le rindes tributo al volcán?

La tarea para salir de esto
     Aprender a confiar en ti para que puedas confiar en los demás y o al revés.
     Confiar en tu padre y madre interiores, que siempre estarán contigo.
     Para desarrollar un sentido sólido del Yo, es necesario pasar tiempo a solas.
     Combate los pensamientos de impotencia y catastrofistas, no suelen ser reales.
     No te rindas ante ellos.
     Si sientes que el miedo te sobrepasa, busca ayuda profesional.

La omnipotencia que le otorgues a los otros
se alimenta de la impotencia que sientes dentro de ti.



Aquí el podcast del programa