Cómo vivir mejor mientras estamos en casa durante esta contingencia

Actualizado: 26 de mar de 2020

Hoy quiero charlar con todos Ustedes acerca de lo que nos está ocurriendo alrededor de esta pandemia que ha desatado un pequeño, pero inesperado huésped, que se está dando la vuelta por el mundo. Me refiero a ese nuevo Coronavirus que a la mayoría de nosotros nos tiene inquietos y a otros francamente aterrorizados. Lamentablemente este virus no llega solo; se hace acompañar de la ansiedad, la desesperanza y, por supuesto, el miedo.


Regularmente, solemos pensar en eventos traumáticos como puntuales, intensos y desgarradores; como por ejemplo un accidente, ser víctimas de un robo o la muerte súbita de un ser querido. Todo esto evidentemente deja secuelas en las personas que los padecen, pero hoy estamos afrontando algo que podríamos llamar un trauma cotidiano de nuestros días. Es quizá menos intenso, menos reconocible como tal, pero que de igual manera nos puede afectar no sólo durante la crisis en sí misma, sino incluso por mucho tiempo después, especialmente si no sabemos cuidarnos y hacernos cargo de lo que vaya surgiendo a cada momento.


Mi intención aquí es poder ofrecerte una perspectiva realista, pero alentadora y, sobre todo, con ideas de aquello que puedes hacer para amortiguar el impacto de lo que te está pasando con lo que está ocurriendo actualmente. Sé que hay muchos aspectos que nos están afectando en este momento; hablo del confinamiento, la economía y la ansiedad que provoca la amenaza y la incertidumbre. Buscaremos abarcar la mayoría de los puntos esenciales para que, a partir de ellos, puedas empezar a tener un rol más activo a pesar de las circunstancias. A las personas no nos gusta vernos obligadas a abandonar nuestras rutinas, especialmente cuando este cambio nos hace sentirnos atrapados Tenemos que buscar restablecer un equilibrio dinámico que no será como el habitual, pero sí más adecuado para ha