© Derechos reservados Mario Guerra ® es una Marca Registrada de Mario Guerra Rojano 2011-2012

3 de enero de 2012

Radio - Resentimiento - Martha Debayle en W


El resentimiento es el sentimiento persistente de que has sido tratado injustamente al no obtener la debida apreciación, respeto, afecto, consideración, reconocimiento o recompensa que crees merecer.  Te mantiene aprisionado en un estado devaluado.




¿Cómo se origina el resentimiento?
  • Es la represión sistemática de las emociones que produce el haber sido devaluado o humillado. No es un impulso de venganza natural e inmediato, porque incluye la conciencia de la propia impotencia que impide un inmediato contra ataque.
¿Qué provoca el resentimiento?
  • Generalmente se trata de la acumulación de eventos que la persona va evaluando como negativos y ante los que no considera que pueda hacer absolutamente nada.
  • Es como una pesada cadena que va sumando eslabones desde el pasado y se puede extender hacia el futuro.
¿Se va sólo con el tiempo?
  • No porque no produce suficientes cantidades de adrenalina para desahogar lo que nos provoca a través del “flight or fight”
  • Por eso puede durar años.
    • Es como si se estuviera esperando que alguien o algo viniera a hacernos justicia.
¿Cuales son los efectos del resentimiento?
  • Se convierte en un estado de ánimo y no una emoción pasajera.
  • Se convierte más en un hábito inevitable que en una respuesta elegida.
    • Nos hace tener una visión de túnel hacia el futuro donde sólo se resaltan los actos negativos que aseguramos pasarán.
      • Cuando se vislumbran nuevos actos de “injusticia”... es como si se pierdera la fe y se profetiza que nada saldrá bien o nada es inocente.
        • “Claro, hazle un favor y espérate a ver cómo te paga”
        • “Seguro a la mera hora ni nos van a dar el aguinaldo completo”
        • “Para qué voy a esa reunión si todos vamos a acabar de pleito como siempre”

7 pasos para lidiar con el resentimiento

  1. No trates de canalizar o evaluar el resentimiento cuando estés vulnerable por:
    • Hambre, enojo, soledad o cansancio...
  2. Deja de acumular nuevo resentimiento, mejor opta por el reclamo...
    • El acumular enojo, frustración o impotencia es un callejón sin salida... aprende a decir no, a recibir “noes” y a decir lo que piensas y pedir lo que quieres.  
    • Aprende también a decir de inmediato lo que no te gusta y lo que no estás dispuesto a tolerar.  También recuerda que debes decir claramente lo que sí quieres o esperas de los otros con relación a su trato o interacción contigo.
  3. Entiende la verdadera naturaleza del perdón
    • Recuerda que siempre es un acto de liberación para ti, no de bondad hacia el otro.   Perdonar no es olvidar ni estar de acuerdo con el otro y tampoco te obliga a su amistad o convivencia continuada.
  4. Declara una amnistía
    • Particularmente cuando es un grupo de amigos o familiares sobre los que guardas resentimiento.
    • Esto te libera y te permite ser tú mismo.  El resentimiento te obliga a usar máscaras que acabarán por afectarte.
    • No es permitir nuevas ofensas, es poner una página en blanco sobre los “perdonados” para saber si su actuar ha cambiado o si hay motivos reales ya no para el resentimiento, sino para el reclamo.
  5. Fragmenta tu resentimiento
    • No trates de deshacerte de él de golpe.  Recuerda que, por ineficiente que sea, no deja de ser un mecanismo de defensa que busca alejarte de aquellos que te lastiman.  
    • Elige un par de personas con las cuales empezar y ya sea por la vía del reclamo directo o de la amnistía o incluso el perdón, empieza a liberarte de esos sentimientos que te atan a ellos de manera negativa.
  6. Evita los pensamientos de Blanco y Negro
    • De nada te sirve declarar que el que no esté contigo está contra ti.
    • En toda persona mala hay aspectos buenos y viceversa.
    • Evita los "siempres, todo, nunca, nadie..."
  7. Agradece, ofrece y ora
    • Agradece que esa persona está en tu vida como un maestro de paciencia.
    • Ofrece el esfuerzo que has hecho hasta ahora por el bien tuyo y de todos los seres sintientes.
    • Si hay alguna afinidad espiritual, ora por liberarte de esos sentimientos, porque el otro se libere de las consecuencias de sus actos y por el bienestar de ambos.

    Del resentimiento a la aceptación
    • Observa la situación y pregúntate si esa persona realmente es enteramente responsable de lo que te ha molestado.
      • Especialmente nota si tus expectativas no fueron demasiado altas o fantasiosas.
    • Comunica al otro tu sentir
      • Elige si es recriminación, queja o reclamo
        • Recriminación: Una serie de juicios acerca de la conducta del otro.
        • Queja: Una descripción de lo que te ha pasado derivado de lo que el otro hizo o no hizo.
        • Reclamo: Hacer saber lo ocurrido (especialmente si se incumplió un ofrecimiento o promesa), hacer saber cómo te afectó o sigue afectando, hacer saber que esperas que el otro se haga cargo de la falta (pide aquí si procede una reparación del daño) y plantear nuevas reglas de interacción para el presente o para el futuro (aquí cabe el perdón si la falta es irreparable).
    • Si te sientes vulnerable
      • Si crees que el otro va a abusar de tu apertura (pegarte donde ahora sabe que te duele) entonces plantéate si debes seguir con esa relación (cualquiera que sea).
      • Si el otro es incapaz de reconocer su falta, o no está dispuesto al cambio, bien puedes declarar por terminada o suspendida la relación hasta en tanto se den nuevas condiciones para negociar.

    Reflexión final
    Justo al momento en que empiezas a tener resentimiento hacia alguien te conviertes en su esclavo.  Controla tus sueños, absorbe tu digestión, te roba la paz mental, tu buena voluntad y te arrebata el placer de tu propio trabajo.   Arruina tus oraciones y hasta tu práctica espiritual.  No puedes tomar vacaciones sin llevarlo contigo.  Destruye tu libertad y te persigue a donde quiera que vas.  No hay manera de escapar de la persona a la que le guardas resentimiento.  Esta contigo cuando despiertas.  Invade tu recámara mientras duermes.  Hay una silla para él junto a tu mesa y se posa sobre tu hombro cuando estás con quien más amas.  Esta muy cerca de ti cuando vas en tu auto y cuando estás en el trabajo.  No puedes tener ni eficacia ni felicidad.   Incluso tiene influencia sobre el tono de tu voz.  Te obliga a tomar antiácidos, te provoca dolores de cabeza y te roba la energía.  Incluso te roba tu último momento de consciencia antes de quedarte dormido.  Así que si quieres seguir siendo esclavo de aquel de quien menos quieres serlo, guarda todo ese resentimiento; guárdalo por tantos años como quieras llevar a ese otro justo junto a ti...

    Agradezco como siepre a Matha, Rebeca, Dyana y todo el equipo de W Radio su calidez en esta nueva emisión... Feliz 2012 para tod@s!!!!

2 comentarios:

Martuchis dijo...

Muy buen tema Mario, sobre todo la reflexión final.

Escuché nada más la última parte del programa (espero escucharlo completo en el podcast), pero me pegó duro lo que dijeron, en especial la reflexión que hiciste al final.

Ya te lo comenté en Facebook, en estos días he estado escuchando algunos podcasts de los programas anteriores y todos los temas son muy buenos, porque en ellos hablas cosas que nos pasan a todos y a veces no sabemos como resolver.

¡Muchas gracias! por la ayuda que tal vez de modo indirecto le brindas a tantas personas (entre las cuales me incluyo).

Saludos desde Cd. Juárez, Chih.

BETTY ESPINOSA dijo...

HOLA ESCUCHE EL PROGRAMA Y ES MUY CIERTO PORQ YO TENGO MUCHO RESENTIMIENTO Y ME PASA TAL COMO LO DESCRIBES Y KIERO AGREGAR QUE TAMBIEN HAY (RESENTIMIENTO AJENO) EN MI CASO ME AFECTA Q ALGUIEN VENGA Y ME CUENTE SUS PENAS PORQ LAS HAGO MIAS Y LAS SUFRO Y LAS SIENTO Y HASTA LE TENGO RESENTIMIENTO A PERSONAS AJENAS, ESTO ES ASI O SE LE LLAMA DE OTRA FORMA, GRACIAS... ERES GENIAL