© Derechos reservados Mario Guerra ® es una Marca Registrada de Mario Guerra Rojano 2011-2012

11 de octubre de 2011

Radio - ¿Cómo ser un o una buena Ex Pareja? - Martha Debayle en W

Las relaciones suelen iniciar con muchas ilusiones o al menos con una expectativa de “veamos qué pasa con esto”; pero pocas empiezan con la perspectiva de “un día volveremos a ser extraños”, aunque esto no es del todo cierto.  

Los extraños son eso, extraños y no tienen expectativas recíprocas o no guardan resentimientos ante otro extraño.  El status de “ex” guarda sin duda peculiaridades que no se miran en otra relación, trátese de un Ex-jefe. Un ex-amigo o una ex-pareja.    No obstante en muchas ocasiones si bien la relación puede terminar, hay un vínculo que se mantiene, ya sea que se trate de los hijos comunes, de un lugar de trabajo, un negocio común o incluso amigos o familiares.   Es así que el rol de un Ex, en estos casos, se vuelve importante en la nueva relación.  La cordialidad u hostilidad que de uno se genere hacia el otro va a ser un factor fundamental en cómo se desenvuelvan los acontecimientos futuros y no sólo entre ambos, pues frecuentemente hay otros personajes colaterales involucrados que pueden ser beneficiarios o víctimas de las trastadas de un resentido Ex.

Entonces, qué ayuda o no ayuda en una relación con un Ex, qué actitudes conviene tomar y cómo evitar precisamente dañar a los hijos u otras personas en una guerra que puede ser abierta y declarada o fría y llena de golpes bajos… veamos.

Todo empieza contigo, pero también con el otro.  En general un buen indicador para pronosticar si alguien será o no una buena ex-pareja tiene que ver con las propias características de personalidad del individuo.   Igual que un manzano suele dar manzanas, así una persona de buena autoestima, con una personalidad sólida y sin tantas facturas pendientes del pasado suele manejar adecuadamente los cierres en las relaciones.  Eso no implica que no duela o que no importe, sino que evitará el revanchismo, el resentimiento a largo plazo y la imposibilidad de desvincularse emocionalmenpe del otro.

Conviene aquí hacer una reflexión fundamental


Recuerda que tu actitud ante un Ex dice más de ti, que de la relación o de tu Ex mismo


Esto es, lo bien o mal que te expreses o comportes con relación a un ex, pocas veces realmente lo hace quedar en mal a él y sí te deja en una postura desventajosa a los ojos de tus hijos, amigos e incluso sobre de ti misma.

CONDICIONANTES PREVIOS A LA SEPARACIÓN

Veamos para empezar, cuáles son las condiciones previas a la separación que van a determinar qué sucederá cuando termine la relación.

Causas de la separación
No es lo mismo terminar por Infidelidad, incompatibilidad, violencia, faltas de respeto, desamor, crecimiento personal dispar, abandono de la pareja por hijos o trabajo absorbente.  Cada una de estas razones para un rompimiento despertará en el otro distintas emociones, aunque no se necesita ser sabio para adivinar que hay unas que provocarán más enojo que otras, así como habrá unos que evoquen mayores sentimientos de tristeza. <+o:p>

La forma en que dices “ya no más”...
Muchas veces utilizamos un lenguaje poco conciliador cuando lo que ayuda es un lenguaje neutral.  Lo que definitivamente no ayuda es algo como esto:

“¡¡Estoy hasta el gorro de tus necedades y de que me quieras controlar la vida como si tu me mantuvieras, ya no veo la hora de salirme de este infierno; es más no se ni como me pude haber fijado en ti!!”

En su lugar bien podríamos utilizar un lenguaje como este:

“Creo que nuestra relación ya no está funcionando y no creo que ya lo haga en el futuro, considero que lo mejor sería ya separarnos.”

La Mutualidad
La mutualidad es el grado de “acuerdo” que hay en la ruptura; si el desacuerdo es grande, la relación posterior se verá afectada.  Por supuesto que hay que reconocer que son raras las separaciones por “decisión unánime” y muy frecuentemente hay desacuerdos no sólo acerca de las razones, sino de la propia separación en sí misma.

Pr supuesto que las diferencias no sólo repercuten sobre la decisión, sino sobre las reacciones de ambos miembros de la pareja.   Por ejemplo, el que “ya no quiere seguir” (el que decide terminar la relación) ha tenido tiempo de elaborar su duelo por las expectativas perdidas y de hacer algunos planes para el futuro ya sin la otra persona.   En cambio, aquel que “pensaba que podían lograrlo” puede recibir esto como un balde de agua fría y ahí empieza su proceso de shock y duelo.

Aquí es conveniente decir algo; muchas ocasiones al dar la noticia parece que el otro lo ha tomado “demasiado bien”, siendo en realidad que, como he dicho, realmente está en un estado de shock que le impide dimensionar la noticia.  Hay un período de “digestión” de una noticia como esta y las reacciones emocionales pueden venir horas después.   Esta situación es aprovechada por personas “bien intencionadas” para dar consejos no solicitados; calentar la cabeza acerca de los términos de la separación, especialmente si hay bienes o hijos de por medio.

Terminando con el tema de la mutualidad es posible decir que si ambos coinciden en que lo mejor es separarse, entonces podemos esperar una mejor relación y comportamienpo como Ex.


CONDICIONES DESPUÉS DE LA SEPARACIÓN

Por supuesto que también hay factores presentes luego de la separación que determinar el estado emocional de una persona y, por ende, facilitarán o complicarán una convivencia futura.   Veamos:

Síndrome: Liberación/Esclavitud
El que “ya no quería seguir” se siente liberado y puede empezar a actuar en consecuencia pareciendo “feliz y despreocupado”.  Incluso ya había empezado a visualizar su futuro fuera de la relación...  a mover sus piezas en el tablero.

El que “pensaba que podían lograrlo” se siente abandonado, herido y enojado.. esclavo de sus emociones negativas y resentimiento o al cuidado de una casa y unos hijos...  Tiene miedo de no poder salir adelante, especialmente si hay...

Desventajas económicas.
Muchas veces un cónyuge no trabaja y frecuentemente es quién debe quedarse a cargo de los hijos esperando que otro cumpla cabalmente con una manutención justa para vivir.

Nivel de apoyo de la red social y familiar
Si a uno de los cónyuges, por las razones que sean, se le retira el apoyo de la familia (incluso su propia familia), amigos y a veces hasta los hijos adultos, se genera una percepción de abandono, soledad y aislamiento que repercutirán sin duda sobre la convivencia y conductas futuras.  Esto es común en el caso de violencia de pareja o infidelidades descubiertas.

Excesivas responsabilidades por hijos.
Cuando uno de los ex miembros de la pareja debe hacerse cargo de los hijos, no sólo en lo económico, abre la puerta a cientos de errores y situaciones estresantes que el otro Ex nunca podrá cometer o sufrir, pues frecuentemente sólo se hace presente para llevar a los niños a un paseo o al cine.   Esto provoca en el ex-cónyuge que está a cargo un excesivo estrés e irritabilidad.

Exhibir una nueva pareja en círculos aún comunes.
No está mal tener una nueva pareja, pero evita presentarla rápidamente tras la separación con amigos comunes o incluso con aquellos que sabes le contarán a tu ahora Ex de que te han visto.  No querrás “agitar el panal de las abejas”.    Cuando has dejado pasar al menos de 6 meses tras la separación, apariciones discretas pueden empezar a ser viables.


LO QUE MAS DUELE
Hay algunas cosas que duelen mucho y también serán factores que pueden determinar la calidad (y calidez) de la relación futura:

Que no se ocupe ni se preocupe por ti...
Eso duele mucho; casi nada peor que sentirse ignorado, que sentir que no se ha dejado huella en el otro.

Que no haya justicia
Qué al otro le vaya “bien”, cuando tu sientes que contra ti conspiran hasta las anchoas.
Nos preguntamos ¿por qué dios no castiga a ese maldito o por qué el no sufre como yo?

Que el otro ya tenga a alguien y tú todavía en soledad
Especialmente si es la “otra” es más joven, más bonita o más delgada.  Si tiendes a descalificar y compararte con la nueva pareja, bien harías en darle mantenimiento a tu autoestima

Bien, ahora veamos algunas actitudes que no ayudan y otras que pueden ayudar a ser una mejor Ex pareja…



¿QUÉ NO AYUDA?

La maledicencia
Hablar mal o maldecir a tu ex pareja, sobre todo con amigos o conocidos.   Muchas veces por resentimiento se tacha al otro de maldito, loco o narcisista patológico, pero recuerda...

El narcisista no se preocupa por nadie…
tu Ex sólo no se preocupa por ti.


El narcisista se ama a sí mismo más que a cualquiera…  tu Ex se ama más a sí mismo que a ti.

Por supuesto que tampoco ayuda alegrarte públicamente de sus males.
  
El alarde
Presumir lo “bien que te sientes” de ya no estar con esa persona, especialmente si hay reuniones comunes o en lugares de trabajo.  Evita exagerar tu “alegría” fingida para que él otro vea que “ni te dolió”.

La intromisión
Inmiscuirte en su nueva relación es la peor idea (ok, quizá sea peor idea meter una serpiente coralillo adentro de su zapato derecho).  Si tiene una nueva relación, mantente al margen; evita hablar mal de la nueva pareja; evita acosar al otro o chantajearlo con los hijos y sobre todo, evita aconsejar a los hijos contra la nueva pareja.  Tu mal bien puede llamarse despecho y tus hijos son seres inocentes que no deben ser contagiados.

Recuerda que aun y cuando tu Ex no tuviera una nueva pareja, eso no garantiza que regrese contigo.

La soberbia
Si tienes que pedirle o decirle algo, evita sarcasmos, ironías o habladas.  También evita humillarlo con actitudes o palabras. Deja de hacer muecas tontas cuando pasa por los niños en la mañana para llevarlos al colegio.  De igual manera, quienes la pagan son tus hijos y quien es vista haciendo caras ridículas eres tú, no él.

La avaricia
Evita querer sacarle hasta el último peso.  Evita dejarla con las manos vacías.  No pidas más de lo que necesitas, no des menos de lo justo si es el caso.  ¿Los bienes comunes?   Asume que hay un derecho creado y se trata de acabar la fiesta en paz.  En un juego de “ganar – perder”, frecuentemente ambos terminan perdiendo.

El chantaje
¡¡¡No uses a los niños como carnada!!!.  Especialmente para tener al otro ocupado cuando ya hay una nueva pareja en escena, para sacarle más dinero o “arruinarle” sus fines de semana o vacaciones.

La canallada
Evita tomar ventaja si te enteras que ha caído en desgracia.  Si no vas a ayudar, no intervengas de ninguna manera.  Si está en tus manos ayudarle, al menos evita “meterle el pie”.

La victimización
Deja de decirte que todo fue mentira; al menos al inicio la intención de estar junto a ti  era real...  una verdad.  Un equipo puede haber jugado muy bien y al final perder el partido.   También deja de decirte que el otro está feliz como si nada y tú sufriendo.  Es verdad que sufres, pero aun así no puedes garantizar cómo está el otro, por más despreocupado que lo veas.

La cizaña
No pongas a la familia en medio o busques “aliarte” con la familia del otro para que todos “se le volteen” al “pecador”.     Asume que hay relaciones colaterales que también acabarán por irse con la relación principal y que frecuentemente puedes crear distorsiones de la verdad para hacer que otros te den su simpatía; distorsiones que acabarás por creerte tú misma como si hubiesen sido verdad.

La culpa
No ofrezcas ser amigos para compensar el que dijiste “ya no más”.  No tienen que odiarse, pero tampoco tendrían que tener una relación muy armónica, al menos de inmediato.   Si eres el que “ya no quería seguir” probablemente tengas que aguantar el enojo y resentimiento de tu ex... aunque te aconsejo que nunca rebases la línea de tu propia dignidad soportando humillaciones por sentirte culpable.  Es verdad que tu dijiste “hasta aquí”, pero el otro tiene que encontrar los medios personales para lidiar con eso.
8br />
El espionaje
Deja de espiar las redes sociales, meterte a su correo y pasar por su casa para ver si está su coche (o el de alguien más).  También pide a tus amigos que por favor te dejen de decir “¿A quién crees que vi con una fulana toda zorra en el estacionamiento de Perisur...?”.   Pide a tus “informantes” que mejor te pasen noticias del clima si es que no pueden frenar sus impulsos comunicativos.

La confusión y el “pisa y corre”
Deja de mandar dobles mensajes que revivan la esperanza  del que “pensaba que podían lograrlo” acerca de la posibilidad de volver.  Si te fuiste ya no entres a buscarla a la recámara, no te metas a la cocina a “hacerte” un sandwichito o vayas los domingos a “ver el partido con los niños” sentado en tu viejo sillón favorito que dejaste en la que fue tu sala.  Deje de buscar sexo con tu Ex…  todo esto confunde al otro, te confunde a ti y por supuesto confunde a los hijos que ya no tienen certeza de qué es lo que está ocurriendo, lo que les provoca gran ansiedad y expectativas que acabarán por no cumplirse.    Si te vas, te vas...  si quieres volver, vas y lo dices claro...  si te vas de nuevo, ya no vuelvas!

La humillación
No ruegues.   ¿Para qué quieres estar con alguien que ya te dijo que ya no quiere estar contigo?

Veamos ahora algo de lo que sí ayuda en esta misión de ser un o una buena Ex:

¿QUÉ AYUDA?

jDeja de fantasear
Deja de pensar en los votos matrimoniales y los juramentos del pasado como el sostén de tu indignación.  Es romántico pero poco realista jurar amor eterno sin importar qué pase en el futuro.  La relación se acabó y tienes que aprender a vivir con ello..  con el dolor y la añoranza que eso te provoca, al menos en lo que encuentras la manera de sanar esto.

Toma tu tiempo
Si eres el que “ya no quería seguir” dale tiempo al que “pensaba que podían lograrlo” para asimilar los hechos, visualizar su futuro y asentar sus emociones.  No esperes que sean amigos de inmediato.

Si eres aquel, o aquella( que “pensaba que podían lograrlo”, date tu tiempo para sentir, para planear tu futuro y para equilibrarte.  En este momento puede ser buena idea buscar ayuda profesional.
Cuida del otro
Ocúpate que tu ex se sienta segura, especialmente si hay hijos de por medio. Cuida, en la medida real de tus posibilidades, que tenga suficientes ingresos, lugar donde vivir, oportunidades para encontrar trabajo si no lo tiene, paz mental en general.  Si hay algo que tu capacidad te impida proporcionarle, al menos deja de molestar con malas actitudes hacia el otro.

Honra la relación
La relación te parecía buena idea cuando empezó, tuvieron buenos momentos juntos y quizá hasta hijos comunes con los que empezaron a formar una familia.  Has honor a esos buenos momentos y no te regodees en el presente doloroso pues al final acabarás por sanar.  Si sientes que no puedes honrar la relación porque el resentimiento te dicta toda clase de adjetivos descalificadores, entonces guarda silencio. 

Mantén la dignidad
Cuídate a ti mismo, a tu reputación y a tu orgullo personal...

Canaliza adecuadamente tus emociones
Reconoce tu dolor y elabora tu duelo por las pérdidas de la pérdida.  Si eres quien “pensaba que podían lograrlo” reconoce que incluso tal vez le sigues queriendo; te sientes triste...  en soledad, quizá en abandono o con grandes heridas, enojo y resentimiento.

Elabora tus duelos por las relaciones colaterales que se van; las rutinas, expectativas, ideales y sueños compartidos...  incluso por la propia pareja.

Como siempre espero que esto les sea de ayuda o inspiración.   Más abajo como de costumbre encuentran también el podcast.   Nos escuchamos pronto!

5 comentarios:

Cirenia dijo...

Gracias por está clasesita =)...Gracias x estar del otro lado de la pantalla leyendo esto y ayudàndome a ser mejor persona, en esta ocasión a ser una mejor EX ...

Cirenia dijo...

Hola de nuevo, Hasta hoy tuve oportunidad de releer y escuchar el podcast del programa de ayer c/Martha Debayle. Soy una terrible ex...y lo peor, soy controladora. Q tipo de ayuda necesito para superar esta mala persona q me domina. Lucho contra mi misma para dejar de serlo, pero en verdad ya requiero ayuda. Estoy en Celaya. Busco un tanatologo, un psicologo? Q me recomiendas? de atemano agradezco tu atenciòn...

Mario Guerra dijo...

Creo que un psicólogo definitivamente puede ser de estupenda ayuda Cirenia! Saludos

Cirenia dijo...

Mil gracias! lo haré! y gracias tbn por el audio descargable del ritual de despedida, me gusto mucho y ya lo practique. Me dejó muy en paz. Me siento bien desde hace días pero aún así buscaré la ayuda correspondiente. Gracias otra vez!

Ariel Morán dijo...

Mario:

Ciertamente lo que mencionas es una buena ayuda. En mi caso mi ex, se buscó una nueva persona casi de inmediato porque está muy resentida conmigo. Un día se enojó mucho conmigo y, acto seguido, buscó a alguien que la ha estado pretendiendo. Ella me lo presume y echa en cara. A veces acepta que lo hace por despecho, pero sus palabras no me ayudan. Actúa como si yo no le importara. Muchas veces ha echo eso, aunque por dentro esté sufriendo...