© Derechos reservados Mario Guerra ® es una Marca Registrada de Mario Guerra Rojano 2011-2012

18 de junio de 2011

Taller de tanatología

Si bien la experiencia de perder es algo que nos sucede de manera cotidiana a lo largo de la vida, algunas de estas pérdidas nos van marcando con más o menos intensidad, dejando no en pocas veces cicatrices profundas que duelen y cuesta sanar.

Es verdad que se dice que “el tiempo todo lo cura”, pero al igual que con una herida física, hay heridas emocionales que al paso del tiempo se infectan, se complican y unen a otras heridas, a otras pérdidas cotidianas cubriéndonos de una dura caparazón de resentimiento, enojo, tristeza y aislamiento. Por fortuna estas capas no nos pertenecen, no forman parte de nuestra esencia y se han ido acumulando precisamente al paso del tiempo a raíz de una herida emocional que no ha podido ser sanada.

Es necesario mirar aquello que no queremos ver, tocar el dolor justamente para saber dónde duele y poder sanar, encontrar, reparar las heridas más profundas, limpiando, tejiendo y reconstruyendo lo dañado. Nunca las cosas serán como antes; serán distintas, no sé si mejores o no, pero seguro que habrán de ser diferentes… la vida es en sí misma diferente a cada instante; la permanencia es utopía y pensar en ella es la raíz del sufrimiento, pues esta se convierte en la semilla del apego compulsivo, de la renuencia a separarnos de nuestros objetos “amados”. Y precisamente entrecomillo amados porque no estoy seguro si son justamente eso o son objetos “necesitados”, relaciones o personas que sentimos necesitar para estar bien, para ser felices y estar en equilibrio. Una apuesta muy grande realizada hacia algo tan frágil como lo es la vida misma. Claro, no se trata de no apegarnos, de no amar, pero sí hacerlo en su justa dimensión, sin el desenfreno de la necesidad, de la sed de algo o alguien, sin convertir el amor en algo apoteósico, en frenesí, un arrebato de entrega desmedida para vaciarse en el otro, o en lo otro, que nos diluya como una gota de sangre en la inmensidad del mar.

Para muchos es demasiado tarde, pero para otros, para nosotros, siempre hay tiempo de mirar al pasado para aprender de él y poder construir un futuro distinto, un futuro de posibilidades hacia el cual dirigirnos, no con la fantasía de que en el camino no habremos de encontrar más pérdidas, sino con la certeza de que ante cada una de ellas seremos capaces de sobrevivir, de levantarnos, de reinventarnos y construir un mundo distinto con la remembranza y el homenaje realizado hacia lo ausente, reconociendo la importancia de su paso por nuestra vida.

Ha sido un gusto realizar este taller con el auspicio de mí querido Centro Mexicano de Programación Neurolingüística.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

COMO PUEDO ENTRAR A UN TALLER DE TANATOLOGIA?

Anónimo dijo...

cuando es tu proximo taller yo apunte la fecha p octubre cuando estuviste c martha en agosto y no encuentro el papelillo m puedes decir xfa
k

Anónimo dijo...

Hola Mario:

Solo me gustaria saber si tu conferencia sobre la fiestas de sembrina con un Duelo, no hay alguna fecha en lugar mas hacia el sur, ya que me interesa mucho asistir, ya que en Febrero de este año acabo de perder a mi mama y me interesa mucho esa conferencia, solo que yo vivo por la Deg. coyoacan, espero y me puedas atender cierto comentario...
Por tu atencion Gracias!!!

Mario Guerra dijo...

Por ahora esta conferencia en el WTC Mexiquense el 30 de octubre únicamente. Si hay nuevas fechas o espacio por el sur aviso acá en el Blog. Saludos!!!

Laura dijo...

Hola Mario
Me encantaría asistir a tu próximo taller sobre la Pérdida, pero vivo en Mexicali y se me hace complicado por los costos que ésto implica.
Necesito tomar terapia de tanalogía pero busqué en mi ciudad y no encuentro a nadie con esta formación, si pudieras decirme el nombre de algun colega tuyo con esta especialidad aquí en mexicali o en Tijuana o Ensenada, te lo agradecería mucho.