© Derechos reservados Mario Guerra ® es una Marca Registrada de Mario Guerra Rojano 2011-2012

11 de junio de 2009

Celos - Las noches con Irene - 103.3 FM - Radio Fórmula

Los celos son una reacción compleja a una amenaza percibida sobre el sostenimiento de una relación que consideramos valiosa. A diferencia de la envidia, los celos siempre involucran miedo a perder y “tres personas”.

Los celos ocasionales son naturales y pueden ayudar a mantener una relación viva, pero si se vuelven intensos e irracionales, pueden ser muy destructivos. Todos hemos experimentado celos en algún momento en nuestras vidas, aunque las razones para esto puedan diferir de una persona a otra. Se dice que los celos son una reacción compleja porque involucran un amplio rango de emociones (dolor, enojo, rabia, tristeza, envidia, miedo, humillación); pensamientos (resentimiento, culpa, comparación con un rival, preocupación acerca de la propia imagen, autocompasión) y conductas (búsqueda constante se seguridad, sensación de desmayo, temblor y sudoración, cuestionamientos, acciones agresivas o violentas, etc.)

Otra óptica sobre el fenómeno de los celos es la que propone John Bowlby con su teoría del apego. En experiencias realizadas con animales (Harlow, Lorenz, Bowlby), se determinó que el apego que éstos manifestaban por sus madres no estaban basados en la necesidad de alimentación sino en la de seguridad.

Bowlby estudio esto en los seres humanos y postuló que en ellos se conserva la tendencia a una figura de apego durante toda la vida. Esta teoría ha ido afirmándose en las últimas dos décadas, y a la que se han adherido importantes profesionales de la psicología. La madre, figura de apego inicial, puede ser sustituida por otra persona, por ejemplo, la pareja. Entonces los celos serían la emoción que manifiesta la ansiedad ante la posible pérdida de nuestra necesaria figura de apego, la que nos brindaría seguridad psicológica, (esto puede darse a nivel inconsciente aunque la relación sea controvertida).

En una pareja es importante respetar la libertad de cada miembro, su estado anímico y sus necesidades. Cuando en ocasiones uno de los integrantes de la pareja se cree propietario de los sentimientos de él o de ella, entonces, el equilibrio se rompe y aparecen los celos. El perfil psicológico de la persona que siente celos se relaciona con la baja autoestima y la inseguridad. Estas personas, además de tener reacciones emocionales negativas, tienen necesidades de estimación y demanda continua de aprobación. La persona celosa reclama un sacrificio, desea ser amado incondicionalmente, siendo incapaz de sacrificarse, puesto que suele ser demasiado egoísta y desconfiado. Por estas necesitadas de estimación, suelen demandar constante aprobación.

Cualquier cambio en el contexto de la pareja puede llegar a ser motivo para una reacción de celos en personas. Aparecen pensamientos de engaño y se atiende selectivamente a señales de alerta, creando de esta manera un rival imaginario inexistente. Al no poder controlar estos sentimientos la persona se torna cada vez más insegura e hipervigilante, generando, como consecuencia, reacciones agresivas o "escenas de celos". A largo plazo, los interrogatorios se vuelven rutina, la persona celosa controla la libertad y movimientos de su pareja y la relación comienza a deteriorarse. La comunicación se ve reducida exclusivamente a las preocupaciones y pensamientos del celoso.

El bienestar de la pareja teñida de celos se va debilitando paulatinamente. En una pareja donde los celos predominan, se presenta la frustración y la pérdida que provocan odio y agresión. Así, llegan cuestionar si realmente existe amor entre los ellos.

Estudios sobre los celos

Investigadores españoles y holandeses encuestaron a 549 hombres y mujeres para determinar qué tan celosos eran, y para identificar las cualidades que los hacían sentir más inseguros.

Los hombres se sentían más nerviosos ante sus rivales atractivos, ricos y fuertes, pero lo más altos eran los más relajados, informó la revista New Scientist. Las mujeres se sentían más celosas de la belleza y el encanto de otras, pero las más bajitas y las más altas eran las más celosas. La mujer de altura promedio era la menos celosa, pero su tendencia era la de sentirse insegura con mujeres que tenían una estatura más alta.

El informe de las universidades de Groningen y Valencia, dice que las mujeres con altura promedio tendían a ser más fértiles y saludables, y que como resultado, era improbable que se sintieran celosas de mujeres con atributos similares. En cambio, afirman los investigadores, los resultados mostraron que ellas estarían más celosas de mujeres con mayor estatura que tuvieran con ciertos atributos masculinos como mayor estatus social y más fuerza física. Entretanto el informe, publicado originalmente en la revista Evolution and Human Behaviour, dice que los hombres más altos serían menos celosos porque la estatura masculina está incorrectamente asociada con atractivo, dominio y éxito reproductivo.

Nuevamente doy las gracias a Irene Moreno y su equipo de producción por esta invitación en donde prometemos... habrá segunda parte con el tema!

Fuente: vivierenpareja.cl; BBC Mundo, smartplanet (Eduard Punset).